Ortodoncia en niños

Ortodoncia para niños

Es conveniente acudir al ortodoncista a los 5-6 años de edad. Aunque a estas edades sólo se interviene cuando existen problemas muy concretos, se pueden detectar y detener hábitos que son perjudiciales para el desarrollo de la boca (dientes y huesos).
A veces el problema de una mala mordida no está en los dientes, sino en los huesos que lo sustentan. Estos huesos son el maxilar en la parte de arriba y la mandíbula en la parte de abajo. Si el tamaño o la posición de estos huesos no tienen una relación adecuada, los dientes no encajan bien.

Algunos malos hábitos son:

  • Excesivo uso del chupete.
  • Succión de algún dedo.
  • Incorrecta posición de la lengua (deglución infantil atípica).
  • Respiración oral.

Además, a esta edad se pueden corregir algunos problemas frecuentes como:

  • Paladar estrecho.
  • Mordida cruzada.
  • Evitar que se pierda espacio durante el recambio dentario y no haya sitio para reubicar los definitivos.

Preguntas frecuentes sobre ortodoncia para niños

¿Cuándo y en qué circunstancias debemos llevar a los niños a un especialista en ortodoncia?

Sería aconsejable que la primera revisión por un ortodoncista se realizara alrededor de los 5-7 años, ya que es el momento en que ha erupcionado el grupo de incisivos superiores e inferiores definitivos y el crecimiento óseo es importante, cosa que nos permite diagnosticar si hay algún problema susceptible de corregir de forma precoz. Si el recambio dental y la oclusión son correctos iremos haciendo revisiones anuales para controlar la correcta erupción dental. Igualmente es aconsejable llevar al niño al odontopediatra (especialista en Odontología Infantil) a partir de los 3 años, por norma una vez al año.

Y será éste quien avise a los padres si es necesaria una visita al ortodoncista antes de lo habitual, debido a la presencia de algún problema de mal oclusión esquelética, ya que hay casos en que es importante empezar a corregir el problema óseo antes de que comiencen a aparecer los primeros dientes definitivos.

¿A partir de qué edad el niño podrá utilizar aparatos para los dientes?

El tratamiento con aparatos removibles se puede iniciar hacia los 5-6 años. Los niños a esta edad son conscientes de su utilidad y podemos pedir su colaboración. El tratamiento con aparatos fijos se suele retrasar hasta el recambio de todos los dientes temporales y la correspondiente erupción de los definitivos porque, como ya hemos comentado, se encargan de posicionar correctamente cada uno de los dientes para conseguir una oclusión perfecta.

¿Qué tipo de aparatos existen actualmente?

A rasgos generales existen 2 tipos de aparatos:

– Removibles (de quitar y poner). Son aparatos de acrílico, que, por medio de unos ganchitos metálicos, se aguantan en los molares. Nos sirven para corregir defectos óseos aprovechando el crecimiento, como el problema de paladar ojival (estrecho), que provoca una mordida cruzada posterior. Su uso condiciona los resultados del tratamiento. Cuantas más horas se lleva puesto, más rápida y evidente será la corrección. Necesitan un mínimo de horas de utilización, es decir, es preciso llevarlo puesto toda la noche y unas 4-6 horas durante el día.

– Fijos: Nos referimos a los brackets, aparatos que van cementados a cada diente; pero también hay otro tipo de aparatos fijos complementarios no necesarios en todos los casos. Con los brackets controlamos la posición exacta de cada diente, lo que nos sirve para conseguir una oclusión perfecta. Podemos elegir el tipo de material: metálicos o de porcelana, estos últimos cada vez más utilizados por un tema de estética.

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
×
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?...
Facebook
Instagram
SOCIALICON